Rinoplastia con Trauma Mínimo

La rinoplastia o la operación de la nariz es la operación que más se realiza en nuestro medio. Tiene como finalidad la mejoría de los rasgos nasales que no agradan al paciente.

Esta inconformidad con la forma de la nariz podría deberse a un problema secundario a un golpe o fractura previa o porque es un rasgo familiar que tiene que ver con la genética es decir, el o la paciente tienen la nariz del abuelo o de alguno de los padres.

Cuando hago una rinoplastia procuro que el resultado sea armónico con los rasgos faciales del paciente. No hago ni recomiendo una nariz totalmente artificial. La idea final es que quien no le conoce nunca sepa que alguna vez se operó.

Si el paciente a la vez que desea un cambio estético desea una mejoría en la función de su nariz, ya que desea respirar mejor, también se puede hacer esa parte de la operación en conjunto.

Siempre será importante tener expectativas realistas acerca de lo que se desea obtener como resultado final. Existe la posibilidad de realizar una segunda operación si existiese algún pequeño defecto que luego de la operación no es del agrado para el paciente.

La anestesia puede ser desde una general hasta una sedación más anestesia local.

La mayoría de los pacientes son dados de alta ese mismo día a su domicilio.